ARTÍCULOS

DIVERSIFICACION  EN  LAS  INVERSIONES

Diversificación 

El riesgo se puede interpretar como una medida de incertidumbre sobre el resultado final de una inversión respecto al rendimiento esperado inicialmente. La diversificación entre distintas inversiones es el mejor medio para lograr la mejor relación entre la rentabilidad y el riesgo asumido, adaptado al perfil, objetivo y horizonte temporal de inversión para cada inversor. Reduce la probabilidad de que un conjunto de decisiones de inversión ocasione pérdidas y atenúa la dimensión de estas en caso de producirse. 

Pero no siempre se aplica de forma correcta el principio de diversificación. En muchas ocasiones no solo se aplica un único estilo de inversión, sino que además se trata del mero reparto entre distintos activos expuestos al mismo mercado. Son decisiones ajenas al concepto de descorrelación entre inversiones y su evolución individual es muy dependiente del resto de instrumentos de inversión. 

Para una buena diversificación no solo se debe distribuir la inversión entre distintos mercados, estilos o tipos de inversión, sino que se debe procurar incluir activos cuya evolución no esté ligada o relacionada con el resto, a ser posible con independencia de todos y cada uno de los elementos de la cartera.

En renta fija, además de la exposición a distintas emisiones de deuda pública o crédito privado, con diferentes plazos y duraciones, incluso en estrategias bajistas de valoración de emisiones, siempre se puede escoger la divisa o la filosofía de remuneración, como los bonos de interés flotante que se adaptan a las fluctuaciones de estos, tipo fijo o tasa de interés ligado a la inflación. 

Dentro de la renta variable que puede componer una parte mayor o menor en una cartera, se puede repartir entre distintos sectores y zonas geográficas, estilos de inversión como el llamado “value investing” o los que buscan una alta remuneración por dividendo. También se pueden y se deben incorporar inversiones alternativas no relacionadas con las acciones o los índices. 

INVERTIR  EN  LIQUIDEZ

 

Invertir en liquidez

Parece una contradicción hablar de invertir el dinero y al mismo tiempo dejarlo en liquidez, porque el dinero que no está invertido no genera rendimiento mientras se mantiene en ese estado y se ve afectado por la inflación. Bajo ese prisma se podría concluir que la liquidez en una cuenta es una antítesis de la inversión.

Sin embargo, una reflexión menos superficial revela que, esa cantidad que se mantiene a la vista, en muchas ocasiones es necesaria y útil para afianzar y proteger los objetivos de la inversión. 

Nos podemos encontrar ante dos situaciones diferentes. En la primera, que es más frecuente de lo deseable, el dinero permanece en una cuenta porque no se sabe qué hacer con el. No hay una noción sobre cómo distribuirlo entre diferentes tipos de inversiones y tampoco una idea de algún producto de inversión. En este supuesto la liquidez no puede ni debe considerarse inversión.

Es distinto cuando sí se conoce el destino que tendrá el dinero, mientras se espera a que se den las condiciones para realizar la inversión y dejar pasar una etapa en la que no es recomendable llevar a cabo el plan. El dinero en liquidez en este caso sí forma parte del conjunto de la inversión y es conveniente mantenerlo en ese estado hasta el momento preciso en el que aparece la oportunidad de emplearlo.

Muchos fondos y carteras de inversión han logrado rentabilidades superiores a las esperadas, con volatilidades inferiores a la media, gracias precisamente a la flexibilidad respecto a la liquidez presente entre el conjunto de inversiones, en comparación a otras cuya vocación es la de utilizar inmediatamente el dinero sin esperar, como consecuencia de una política de inversión que condiciona el máximo de dinero que puede estar en estado latente. 

Para muchos mercados de renta variable y algunos de renta fija, los excesos de valoración aconsejan incrementar y mantener la liquidez, como fuente de inversión cuando se produzca la inevitable reversión a la media o incluso se produzca uno de los habituales excesos de recorte a la baja. 

Eso es proteger un resultado y afianzar los objetivos a medio y largo plazo. El resto es solo paciencia.

Merisa Patrimonios.

Merisapatrimonios.com

Hay educación financiera, pero falta mas

Hay educación fianciera, pero falta mas.

En la última década se ha desarrollado un gran esfuerzo por aumentar la educación financiera de los españoles. Las instituciones públicas, encabezadas por el Banco de España, intermediarios y asesores financieros, así como medios de información especializados, ofrecen tal abanico de programas y canales de acceso a la formación financiera que no debería hacer dudar sobre el incremento de la cultura financiera en nuestro país. Sin embargo, los datos sobre distribución del ahorro de las familias en España delatan que aún queda un largo camino por recorrer.

Los datos publicados por el Banco de España y por Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva, referidos tanto al final del año pasado como del primer trimestre del presente, muestran que la estructura del ahorro familiar en nuestro país sigue muy concentrada en activos inmobiliarios, que no gozan de la liquidez de los activos financieros.

Amiral gestión nos habla sobre sus metodologías de inversión

El pasado 20 de junio acudimos a la Conferencia Anual para Inversores de Amiral Gestión en el auditorio Rafel del Pino, en el que tanto Pablo Martínez Bernal como Francisco Rodríguez D’Achille dieron un repaso a la situación actual de los mercados y trataron en profundidad la metodología de inversión de los fondos Sextant de la gestora.

En la conferencia nos mostraron el uso tan importante que tiene el CAPE o PER de Shiller, en esta excelente gestora de estilo “value investing”.

logo-merisa-transparencia.png

merisa.patrimonios@gvcgaesco.es

Calle de Fortuny, 17 - 28010 de Madrid
NIF: B87874350

© 2020 Merisa Patrimonios S.L. Todos los derechos reservados.